martes, 9 de mayo de 2017

DIA DE LA MADRE.

A María Clarà i Puiggermanal

Es muy difícil encontrar un regalo para una madre que está a punto de cumplir 93 años. Siempre me dice: pero, hijo si tengo de todo, le suelo regalar algo efímero, unas flores, una pequeña planta que le anime a seguir viviendo. Se dice que el día de la madre el primer domingo de Mayo es una convención más del calendario, como el día del libro o de los derechos humanos o acaso un invento del Corte Inglés. Pero para mí, esta vez si, esta fecha la recordaré siempre.

Hoy, mi madre, ha muerto.

El regalo nos lo ha dado ella, nos ha demostrado que se puede morir con dignidad, con una sonrisa y con la expresión en la mirada de interrogación sobre el gran enigma que nos espera.

En los trámites de la rutina funeraria ofrecen un acompañamiento musical, un grupo de cuatro piezas que se escogen sin pensar mucho. La mente está enturbiada por el acontecimiento. Al llegar a casa repaso los papeles y vuelvo sobre el repertorio. La primera pieza musical es “Lascia ch'io pianga” de la Opera “Rinaldo” de Handel, la segunda “Ave María” de Schubert, la tercera “Ave Verum Corpus” de Mozart y la cuarta el Canto de Montserrat.

Todas las palabras que aparecen en estas canciones hubieran gustado a mi madre. También son un consuelo.

“Lascia ch'io pianga”  pide que el dolor, el lamento, el sufrimiento y el duelo por el cruel destino pueda manifestarse. También hay Misericordia y suspiro por la libertad. Es un cántico que acompaña al momento de la auténtica libertad, la primera y la última. Este momento de morir es duelo pero también alegría por la liberación del alma y del dolor de vivir.

“Ave María” es un  lugar común de la música que a todo el mundo emociona, incluso a la Callas o Pavarotti ,es el “Ave María” de Schubert. Una canción de la que hasta hoy que me ha tocado vivirla, no había reconocido el sentido de su letra. Hoy en este día de la madre, la Virgen María se convierte en cualquier madre como la que hoy entierro y que también se llamaba María. En la canción la madre es guía, es amor, es bondad, calma los pesares de los hijos, es consuelo,…. amarte ¡oh! madre eres mi consuelo y amarte siempre y cada vez más…

 “Ave Verum Corpus” de Mozart  es un texto latino que se centra en la muerte del verdadero cuerpo de Jesús, nacido de María. El recuerdo de que incluso el cuerpo de Dios está sometido a la fragilidad del dolor y la muerte, debe ser un consuelo para los humanos que aquí quedamos.

Por último el Canto a la Virgen de Montserrat que es una música ligada al territorio por razones de identidad y cultura, pero en esta ocasión toma una significación diferente. Uno de los últimos días en los que estuvo ingresada en el Hospital, la acompañamos a que viera el paisaje esplendido que se ve desde las grandes cristaleras que dan a la montaña sagrada. Estuvo mirando largo rato la silueta que se dibujaba en el horizonte sin decir nada, luego bajó la mirada y dijo: “ mira un perrito que pasa por allí “.






Angela Gheorghiu sings 'Lascia chio…



MATER AMANTÏSIMA, Mamá querida del alma.Nunca te olvidaré. 




1 comentario:

  1. La vostra mare va ser un gran puntal per la nostra associació.
    La trobarem a faltar.

    ResponderEliminar